Julio de 2012

La Falla de San Ramón

Estimados Señores de TGT:
Desde hace un par de meses los medios periodísticos han puesto mucho énfasis en el tema de la Falla de San Ramón. De hecho, hace un mes la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Chile divulgó un trabajo encargado por la Seremi de Vivienda donde se indica la posibilidad de un terremoto de magnitud 7.4 que podría elevar la Cordillera en 4 metros. ¿Por qué tanta atención en la Falla de San Ramón? ¿Por qué las autoridades se han dedicado a ningunear el trabajo de la Universidad de Chile si las autoridades no son los verdaderos expertos en Sismología, sino más bien los autores del informe? ¿Por qué las Autoridades insisten en decir que el estudio no es concluyente mientras que los autores afirman lo contrario?
Atte:
Carlos P. - Ingeniero Civil en Obras Civiles.

RESPUESTA:
Estimado Carlos:
Junto con agradecer vuestra consulta, es importante aclarar que normalmente las decisiones gubernamentales son tomadas por un Comité Político y otro Técnico simultánemente. En naciones industrializadas es común que quienes componen el Comité Político son especialistas con probada experiencia y con sólidos conocimientos técnicos. En cambio, en países como Chile, dicho Comité está compuesto por personeros del espectro político con escasos o nulos conocimientos en la materia sobre la que tienen que emitir pronunciamiento. Ello ha significado que como ciudadanos tengamos que presenciar decisiones técnicas ilógicas y que, por lo demás, son contrarias al Derecho, como al final se explicará. Así por ejemplo:

- Según un informe financiado por el Gobierno de Chile, con dinero proveniente de todos nosotros, el mejor modelo existente para predecir la Contaminación atmosférica es el del CMA… Sin embargo, el Gobierno utiliza otro modelo.
- En el Colegio La Greda de Puchuncaví los alumnos sufrían de continuas y masivas intoxicaciones debido al arsénico y plomo emanado de las faenas mineras de Ventanas. Evidentemente los culpables eran las empresas contaminantes de Ventanas; sin embargo, la "solución" fue reubicar aquella Escuela a una distancia de 2 kilómetros de los focos de contaminación. ¿Qué culpa tenía el Colegio? ¿La solución no tendría que haber sido detener la contaminación, por ejemplo con filtros electrostáticos?
- El Científico Marco Cisternas asesoró a National Geographic para realizar un documental sobre el futuro terremoto de magnitud 9.0 que indefectiblemente en el futuro asolará Valparaíso. Sin embargo, el honorable político Aldo Cornejo "ninguneó" a Marco Cisternas afirmando que: "(...) una persona que es capaz de hacer esto, perfectamente podría haber trabajado con Bruce Willis en Armagedón, o podría haber dirigido una Tormenta Perfecta y le iría mejor que en una Facultad de Agronomía".

Los ejemplos sobran. Empero, más allá de estas discusiones y apreciaciones netamente técnicas que personas del ámbito político manejan y a la vez parecen no comprender, y en relación al tema de la Falla de San Ramón, presentamos seguidamente un resumen con "datos duros" y empíricos que nadie podrá objetar y que permiten entender la peligrosidad de la Falla de San Ramón:

- Según el informe oficial liberado el día 10 de julio del 2012, en un periodo de recurrencia de aproximadamente 72 años existe un 50% de probabilidades de que un sismo originado en la Falla de San Ramón supere los 0.3 g
- Un riesgo de 50% no debe ser despreciado
- Una aceleración de 0.3 g corresponde a un sismo de intensidad VII aproximadamente

Los datos hablan por sí solos. Y así, si bien es responsabilidad de las Autoridades de Gobierno y de los Órganos de la Administración del Estado evitar difundir falsas alarmas que puedan poner en riesgo la Seguridad Nacional, no es menos cierto que -en virtud del Principio Proadministrado consagrado en la Constitución Política de 1980 y en la Ley de Bases N° 18.575- es también responsabilidad del Estado prevenir y prever cualquier situación de riesgo inminente que pueda interferir con el normal desarrollo de las actividades industriales, profesionales y ciudadanas, de manera tal que, hechos y datos técnicos indesmentibles debieran ser puesto en conocimiento de todos los ciudadanos, verdaderos poderdantes y atendido a que son los Órganos de la Administración del Estado quienes están al servicio de los ciudadanos (los administrados), y no al revés.
Por ello, cuando las Autoridades - aún en uso de sus facultades, potestades y prerrogativas - generan desinformación entre la población (como cuando afirman que los resultados "no son concluyentes"), ello provoca un daño, el cual debe ser reparado por el Estado indemnizando a los ciudadanos que pudiesen verse afectados, Daño y Perjuicio que el Estado indemnizará aún cuando los Agentes y Funcionarios del Estado hayan actuado -como dice el profesor en derecho Fiamma- dentro del más estricto apego a las leyes. Posteriormente, el Estado podrá replicar en contra de los funcionarios que hayan provocado el Daño a la ciudadanía.

En espera que esta información le sea de utilidad, desde ya agradecemos vuestro contacto.
Saludos cordiales - TGT